Seleccionar página

EL PACTO DE EXCLUSIVIDAD INMOBILIARIA NULO POR ABUSIVO.

El Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Valencia ha desestimado la demanda formulada por una agencia inmobiliaria que reclamaba 3.000 Euros a una consumidora y usuaria quien suscribió un mandato de venta con pacto de exclusividad a favor de la inmobiliaria demandante.

El pacto de exclusividad rezaba textualmente: Si durante el plazo de encargo y su prórroga, el cliente gestionase la venta del inmueble, directamente por sí o con la mediación de cualquier otra persona o entidad, vendrá obligado a abonar a la Inmobiliaria la cantidad equivalente a los honorarios de mediación convenidos”.

 La Sentencia acoge la tesis de Jurídico San Vicente Abogados en descargo de la petición remuneratoria de la agencia inmobiliaria tildando la clausula como nula de pleno derecho por abusividad.  Desestima la demanda formulada frente a nuestra representada imponiéndole además las costas procesales derivadas del procedimiento judicial.

La Sentencia hace referencia a la ausencia de información sobre el derecho de desistimiento del que está revestido el consumidor y usuario, la nulidad del pacto de exclusividad por ser abusivo su contenido,  para dejar sin efecto el contrato celebrado con profesionales, notificándoselo así a la otra parte contratante en el plazo establecido para el ejercicio de ese derecho, sin necesidad de justificar su decisión y sin penalización de ninguna clase, tal y como regula el artículo 69 de la Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios.  Y en el supuesto enjuiciado ninguna información al respecto se proporcionó a la demandada respecto a tal posibilidad legal cuya consecuencia viene recogida en el artículo 71.3 de la propia Ley General para la Defensa de Consumidores y Usuarios, y no es otra que la posibilidad de desistir del contrato en plazo de 12 meses a contar desde la expiración del periodo de desistimiento inicial.

También analiza el pacto de exclusividad transcrito indicando que el mismo es nulo por falta de transparencia al provocar un desequilibrio subjetivo entre el precio y la prestación, es decir, cuando el consumidor se le haga imposible o se le dificulte el conocimiento de la real y verdadera carga jurídica y económica del contrato.

La Sentencia del Juzgado de Primera Instancia nº 20 de Valencia resalta la jurisprudencia del Tribunal Supremo recordando que la exclusividad impide al oferente encomendar el encargo a otros agentes, pero no limita su derecho a vender directa y personalmente, prescindiendo de toda mediación, de manera que no puede afirmarse en absoluto que el vendedor comitente deba respetar la exclusiva durante todo el periodo concertado y se encuentre gravado en ese tiempo a no poder disponer de sus bienes, sin perjuicio de la indemnización de los daños y perjuicios causados al corredor, pero sin derecho alguno por parte de éste a percibir los honorarios convenidos , salvo que acredite que la venta celebrada directamente por el oferente se hubiese perfeccionado aprovechando fraudulentamente su actividad mediadora .

Analizando el supuesto concreto la Sentencia afirma que la estipulación de exclusividad transcrita aparece emboscada en una larga cláusula de difícil comprensión para el profano, que en definitiva esa falta de transparencia aboca a tenerla por nula.

Concluye la Sentencia aseverando que siendo nula la clausula de pleno derecho debe tenerse por no puesta y por consiguiente desestima la reclamación de cantidad de los honorarios de mediación inicialmente reclamados por la agencia inmobiliaria,  sin posibilidad de moderación alguna.

Accede aquí a la Sentencia completa.